Alimentos de proximidad, de temporada y ecológicos

Ya sabéis que las cosas nos gustan, cuanto más naturales, ¡mejor! Por eso, desde A tu fruta casa, siempre intentamos ofrecer alimentos y productos de proximidad, ecológicos y de temporada o lo que nosotros llamamos alimentos P.E.T. (por cada una de sus siglas).

Por eso, para la primera entrada del blog nuestra nutricionista Lara Alonso te va a contar todo sobre estos conceptos que además, son la base de Chegar Encher. Ponte cómodo…

PRODUCTOS DE PROXIMIDAD

Ya lo dice su nombre, el objetivo fundamental de la proximidad es poder obtener o comprar productos que se hayan producido lo más cercano posible al lugar de venta. Es decir, productos ¡da nosa terra galega!

En A tu fruta casa vendemos una amplia gama de alimentos destacando las frutas, verduras, hortalizas, semillas, cereales, granos… Aunque el concepto de proximidad puede ampliarse y verse en otros productos como es el caso de la carne, los huevos, el pescado, la leche y derivados, etc.(¡Ñam, ñam!).

Comprar productos de proximidad está estrechamente relacionado con la venta de productos de temporada y además, al obtenerse de comarcas cercanas, resulta más sostenible para el medio ambiente y disfrutamos de productos ecológicos.

En resumen, ¡que la proximidad tiene muchos beneficios!

  • Conocemos de 1ª mano de dónde vienen los alimentos.
  • Fomentamos la economía local de nuestras comarcas y provincias vecinas.
  • Al utilizar productos de temporada, ¡eso se nota en la calidad y sabor!

PRODUCTOS DE TEMPORADA

La fórmula está clara: calidad, respeto con el medio ambiente y trato cercano… ¡Los productos de temporada son la clave!

 

Pero cuando vas a comprar algo y ves “de temporada”… ¿qué remolachas significa eso?

 

“Los alimentos de temporada son aquellos que se cosechan específicamente en cada temporada del año, con unas condiciones climáticas adecuadas en base a su desarrollo natural

 

Aquel alimento producido o cosechado siguiendo su calendario anual, tendrá mayor calidad organoléptica y será más barato. Vamos, que esos kiwis en febrero estarán… ¡de rechupete!

¿Y lo mejor? Que como están en un punto de maduración y un estado de conservación adecuado, no necesitan tantos tratamientos de conservación y todas estas características ofrecen alimentos con mejores propiedades nutricionales.

Llegados a este punto te habrás dado cuenta de que los alimentos de temporada están totalmente asociados a la venta y comercialización de alimentos de proximidad. Ambos se obtienen de comarcas cercanas y se consumen en su momento óptimo de recolección, evitando su traslado desde zonas más lejanas.

 

No hay nada como el arroz de japón… ¡o sí!

Somos conscientes de que gracias a la globalización alimentaria, actualmente hay acceso a todo tipo de productos procedentes de cualquier parte del mundo. A veces nos pedís cosas que por clima y otras condiciones, ¡no las hay en Galicia! Pero tranquilos, todo es compatible: tenemos la suerte de tener a nuestra disposición productos de todo tipo e incluso productos que nos parecían inaccesibles por su origen y lejana procedencia.

 

 

ALIMENTOS ECOLÓGICOS

No todo lo que es verde, es eco. El concepto de alimento ecológico hace referencia a todo alimento o producto alimentario que procede de una agricultura o ganadería ecológica. Esta producción es sostenible, respeta los ciclos vitales de los sistemas naturales durante todo el proceso de crecimiento evitando en todo momento el empleo de aditivos o sustancias químicas que aceleren artificialmente dicho proceso, minimizando con ello, el impacto ambiental.

Más natural, imposible

Este tipo de producción se basa en una serie de principios y técnicas que permiten desarrollar adecuadamente estos procesos biológicos. Resumidamente podemos citar y dar importancia a los siguientes:

  • Rotación de cultivos.
  • Control biológico: utilizando organismos vivos para el control de posibles plagas y enfermedades sin necesidad de utilizar plaguicidas y químicos.
  • No se recurre a herbicidas.
  • Se utilizan fertilizantes naturales potenciando el crecimiento de cultivos.
  • No se usan organismos modificados genéticamente (OMG).
  • Aprovechamiento de los recursos naturales renovables y respeto a la estacionalidad para localizar las zonas de cultivo y/o de ganado.
  • Comercialización local o próxima de los productos para reducir el impacto ambiental propio de su transporte.

 

Tu etiqueta me suena

Y como somos unos expertos en todo esto, vamos a darte un consejillo: ¡el truco está en prestar atención a la etiqueta! Vamos a enseñarte a leer la etiqueta.

 

Los alimentos ecológicos también pueden ser denominados como biológicos (BIO) u orgánicos (ORG) ya que todos estos términos pueden ser utilizados como sinónimos.

¿Sabías que en 2001 se llegó a crear un decreto (RD nº 506/2001) para prohibir el uso de prefijos “bio” o “eco” en productos elaborados de forma no ecológica? Muchas empresas y productores tuvieron que cambiar todo su etiquetado alimentario porque se estaban aprovechando…

Para que algo esté etiquetado como ecológico, todos o como mínimo el 95% de sus ingredientes tienen que estar producidos según los principios y técnicas que te hemos mencionado.

Además, debe aparecer la etiqueta o logotipo propia de los alimentos ecológicos y deberán indicar el lugar de origen. Tienen hasta un código secreto que es muy fácil de descifrar ¡y con el que te ahorrarás muchas dudas a la hora de comer!

 

XX1-ECO2-YYY3-ZZ4

  1. Estado de la UE
  2. Letras ECO de producto ecológico
  3. Entidad certificadora
  4. Comunidad Autónoma

 

 

Chegar, Encher, ¡y con cabeciña!

Lo que decidimos comer es importantísimo, por eso nosotros nos esforzamos por conseguir los mejores productos y que desde su origen hasta su plato, ¡todo sea delicioso y natural!

×